Miguel Cabrera: Previous Article
Un disenador crea un vestido con condones para concienciar sobre el SidaNext Article
Breaking News

Please set up your API key!

Masacre en Egipto: cifra de muertos sube a 525 por disturbios

Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Masacre en Egipto: cifra de muertos sube a 525 por disturbios
Related Articles

Las autoridades egipcias elevaron este jueves a más de 525 la cifra de muertos por los enfrentamientos del miércoles entre fuerzas del orden y partidarios del ex presidente Mohamed Mursi.

La cifra deja al descubierto la extensión de la violencia que se vivió en el país y que provocó que el gobierno declarara estado de emergencia nacional y un toque de queda por las noches.

El saldo de muertos actual es de 525, según reporte actualizado del Ministerio de Salud, convirtiendo el miércoles como el día más letal desde que comenzó el levantamiento popular de 2011, que derivó en la renuncia del presidente Hosni Mubarak, un hito infame que no es buena señal para el futuro de una nación que ha estado convulsionada y dividida en los últimos dos años y medio.

El portavoz de la dependencia Jaled el-Jatib dijo a The Associated Press que la cifra de heridos por la violencia del miércoles ascendía a 3.717.

Los enfrentamientos comenzaron cuando la policía desalojó dos campamentos montados en El Cairo por los seguidores de Mursi, quien fue derrocado por el ejército el 3 de julio. Los enfrentamientos se extendieron a otras partes de la capital egipcia y a otras ciudades del país.

El-Jatib agregó que 202 de los fallecidos murieron en el campamento del distrito de Ciudad Naser, en el este de El Cairo. Cerca de este campamento, un reportero de la AP vio decenas de cadáveres ensangrentados almacenados en una mezquita. Los cuerpos estaban envueltos en sábanas y a la espera de ser reclamados por sus familiares.

Algunas personas descubrían los rostros para tratar de identificar a sus seres queridos. Muchos se quejaron de que las autoridades les impedían obtener permisos para enterrarlos.

¿QUÉ PASÓ?
Islamistas se enfrentaron a la policía y soldados el miércoles, cuando las autoridades utilizaron retroexcavadoras, gas lacrimógeno y municiones de guerra para dispersar dos manifestaciones en El Cairo que se habían convertido en el centro de la resistencia de los Hermanos Musulmanes contra el Ejército después de que derrocó a Mursi el 3 de julio.

Los enfrentamientos se propagaron rápidamente, y un funcionario del ministerio de Salud dijo que cerca de 300 personas murieron y más de 2.000 resultaron heridas en los combates en El Cairo, Alejandría y varios pueblos y ciudades de todo el país de población mayoritariamente musulmana.

La represión desafió los llamados de Occidente a la moderación y a alcanzar un acuerdo pacífico y negociado en la disputa política de Egipto, lo que motivó comunicados internacionales de consternación y censura.

Los Hermanos Musulmanes dijeron que la cifra real de muertos era mucho mayor, un portavoz sostuvo que 2.000 personas habían muerto en una “masacre”. Fue imposible verificar las cifras de manera independiente debido a lo extendido de la violencia.

TOQUE DE QUEDA POR UN MES
El Gobierno instalado por el Ejército declaró estado de emergencia por un mes e impuso un toque de queda del crepúsculo al amanecer en El Cairo y otras 10 provincias, restaurando los poderes de arresto y detención indefinida que el Ejército tuvo durante décadas hasta la caída del autócrata Hosni Mubarak en un alzamiento popular en el 2011.

El Ejército insiste en que no busca poder y actuó en respuesta a las masivas manifestaciones que pedían la salida de Mursi.

El vicepresidente Mohamed ElBaradei, ganador del Premio Nobel de la Paz que brindó respaldo político al derrocamiento del primer presidente electo libremente, renunció consternado por el uso de la fuerza en lugar de buscar una salida negociada a la disputa de seis semanas.

“Se ha vuelto difícil para mí el seguir cargando con la responsabilidad por decisiones con las que no concuerdo y cuyas consecuencias temo. No puedo cargar con la responsabilidad de una gota de sangre”, dijo ElBaradei.

Otros liberales y tecnócratas en el gobierno interino no siguieron su ejemplo. El primer ministro provisional Hazem el-Beblawi habló en un discurso por televisión de un “día difícil para Egipto”, pero dijo que el Gobierno no tenía más elección que ordenar la represión para prevenir la propagación de la anarquía. “Nosotros consideramos que los temas habían alcanzado un punto que ningún estado que se respete podría aceptar”, dijo.

ISLAMISTAS ATACAN IGLESIAS
Islamistas realizaron ataques contra objetivos cristianos de varias áreas como venganza, quemando iglesias, casas y negocios después de que el Papa Copto Teodoro II dio su bendición al derrocamiento de Mursi por parte del Ejército, dijeron fuerzas de seguridad y medios estatales.

Iglesias fueron atacadas en los poblados del Valle del Nilo de Minya, Sohag y Assiut, donde los cristianos escaparon por el tejado hacia edificios vecinos luego de que una turba rodeó su lugar de veneración y les arrojó ladrillos, dijo la agencia estatal de noticias MENA.

Estados Unidos, la Unión Europea, Naciones Unidas y la potencia musulmana Turquía condenaron la violencia y pidieron que se levantara el estado de emergencia y que se alcance una solución a la crisis de Egipto que incluya a todas las partes.

Un enviado de la UE involucrado en los esfuerzos de mediación que fracasaron la semana pasada dijo que las autoridades habían rechazado un plan para adoptar medidas que fortalecieran la confianza que podría haber llevado a una solución política.

Los Hermanos Musulmanes rechazaron públicamente cualquier plan que no involucre la restitución de Mursi en la presidencia. Una fuente militar egipcia dijo que el Ejército no cree que los islamistas fuesen a aceptar eventualmente un acuerdo y que sólo estaban jugando con los diplomáticos para ganar tiempo.

En El Cairo, la policía y soldados ayudados por los autoproclamados “comités populares” de vigilantes civiles armados con palos y machetes aplicaban el toque de queda, revisando vehículos y tarjetas de identidad de las personas que pasaban por improvisados puestos de revisión hechos con llantas de neumáticos y bloques de concreto.

A pesar de la medida, cientos de partidarios de Mursi intentaron reunirse en la mezquita El Imán en el vecindario de Nasr City en El Cairo, en un intento por iniciar una nueva manifestación para reemplazar el campamento principal dispersado en la cercana plaza Rabaa al-Adawiya, reportó MENA.

Ellos gritaban “abajo, abajo, el gobierno militar” y “los policías son matones”, dijo un testigo Reuters. Los manifestantes convirtieron parte de la mezquita en un hospital de campaña para asistir a los heridos de la otra manifestación, dijeron.

“Ellos nos mataron, esos golpistas y sus matones. ¡Ayúdennos, gente, ayúdennos!”, gritó Magda Ali, una mujer que fue obligada a abandonar el campamento Rabaa.

La televisión estatal egipcia transmitió imágenes aéreas de los restos en llamas de extensas zonas de tiendas de campaña, así como imágenes de armas hechizas que dijo fueron halladas en la zona. También mostró un video de un supuesto manifestante armado disparando contra la policía.

Un testigo Reuters vio a los manifestantes armados sólo con ladrillos, piedras y palos, y a agentes de la policía vestidos de negro y con equipamiento antidisturbios saliendo de vehículos que lanzaban gas lacrimógeno y francotiradores disparando desde los tejados.

0 Comments

No Comments This Article Has No Comments Yet

Sorry, either someone took all the comments and ran away or no one left any in the first place !

But You can be first to leave a comment !

Leave Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *