ftr-logo.png

Los Efectos del Coronavirus en la Cultura Hispana

Facebook icon Compartir Twitter icon Tweet


Por Daryl y Mercedes Stephenson

La pandemia del coronavirus tiene un efecto dramático en los comportamientos culturales vigentes hace mucho tiempo en todo el mundo.

Las pautas de salud para practicar el distanciamiento social, usar mascarillas, quedarse en casa y evitar lugares cerrados y aglomeraciones han hecho que sea difícil o imposible tener reuniones sociales y familiares, comer afuera, asistir a eventos religiosos, de entretenimiento y deportivos, comprar en negocios y centros comerciales o participar en cualquier negocio en forma presencial.

Esto es especialmente cierto para los latinos, quienes valoran mucho a las familias unidas y la cercanía con sus amigos, parientes e incluso conocidos en el mundo de los negocios.

Por ejemplo, el simple hecho de besarse, o besar en la mejilla, va en contra de las pautas de salud y, sin duda, ha sido difícil para la gente abstenerse de hacerlo, porque es una gran parte de la forma en que los hispanos interactúan habitualmente entre ellos.

Darse la mano, tomarse del brazo; de hecho, cualquier acto de tocar que refleje la cercanía que las personas tienen entre sí también se ha vuelto difícil.

¿Y qué tal compartir un plato que ya se ha preparado, como empanadas, o quizás la costumbre argentina de compartir el mate usando una bombilla?

La pérdida de eventos clave también ha sido difícil para los latinos. Desde festivales hasta desfiles, bodas y quinceañeras, el panorama de la vida familiar y las fechas que brindan alegría y significado a los latinos han sido cancelados, o severamente limitados, por Covid-19.

Muchos acontecimientos latinos se basan en la familia o en la idea de una familia extendida. Estas reuniones, generalmente con comida, unen a jóvenes y mayores, durante horas y horas de conversación. Una amiga nuestra ecuatoriana comentó que “en la familia, hay un dicho que dice ‘no necesitas amigos si tienes primos’”.


Si se elimina algo así, el efecto puede ser notable, especialmente entre los niños que se sienten decepcionados por la pérdida de ceremonias y rituales como graduaciones, bailes y otras actividades sociales, así como por su habilidad para internalizar las ideas de sus mayores. 

Entonces, ¿cómo están llenando el vacío los hispanos? ¿Qué están haciendo para mantener esa cercanía que es tan importante para vivir y funcionar en el mundo que los rodea?

En una palabra, la tecnología. Las redes sociales, el Internet y las aplicaciones de los teléfonos son algunas de las herramientas tecnológicas que los hispanos están utilizando para mantenerse conectados.

“Mucha gente está usando plataformas digitales como Zoom para reunirse, y hay aplicaciones para jugar o incluso ver películas en forma remota”, nos dijo recientemente una profesora de Argentina. “También sé que hay mucha gente emprendedora en Argentina que ha desarrollado servicios de envío de obsequios, desayunos, etc., como una forma de estar conectados y tener un lindo gesto con los seres queridos”.


Según un artículo de Associated Press del 6 de agosto, hay datos sólidos que indican que los latinos están usando las nuevas tecnologías más que otros grupos para mantener el contacto cercano con amigos y seres queridos.

El articulo dice que “los latinos han llegado a depender de los medios y canales sociales más que nunca para educar, informar y entretener. Y aunque este grupo sigue enfrentándose a desafíos importantes, no se está derrumbando bajo la presión. En cambio, los latinos están aprovechando su cultura colectivista y sus redes sociales virtuales para mantenerse conectados, sobrellevando la tormenta y aprovechando la resiliencia de sus raíces “.

El AP cita un informe del consumidor de la serie Nielsen Diverse Intelligence titulado “Conectividad cultural transformada: cómo los latinos se conectan mientras se distancian socialmente”. El informe encontró, entre otras cosas, que “los latinos se están conectando cada vez más con las redes en que confían  a través de los medios sociales” y “tienen un 57 por ciento más de probabilidades de usar las redes sociales como fuente principal de información sobre Covid-19”.

Entonces, ¿las tradiciones tan arraigadas de eventos familiares presenciales, celebraciones y comidas darán paso a una nueva tradición de eventos virtuales a través de medios electrónicos?

Es difícil decir, porque no sabemos cuánto tiempo pasará antes de que se desarrolle una vacuna Covid-19, y si será lo suficientemente eficaz como para que las personas reanuden la vida que una vez llevaron.

Parece claro que, cualquiera que sea la apariencia de la “nueva normalidad”, será diferente. Las tradiciones culturales pueden sobrevivir la pandemia, porque somos seres humanos que necesitamos mantener nuestras relaciones. Sin embargo, la forma en que practicamos estas tradiciones culturales ya está en proceso de cambio, y esos cambios pueden muy bien volverse permanentes. Como una madre hispana nos dijo: “Muy pocas cosas volverán a la normalidad tal como las recordamos. En cambio, surgirán nuevas formas de hacer las mismas cosas.”





Buscador