ftr-logo.png

Demócratas condenan políticas de inmigración de Trump, Booker y O’Rourke responden en español

 

Uno de los temas más candentes hasta ahora en el primero de los dos debates demócratas de esta semana fue la inmigración, ya que miles de familias centroamericanas siguen intentando llegar a la frontera con Estados Unidos y pedir asilo.

Julián Castro, el ex secretario de Vivienda, se ha convertido en una de las principales figuras del debate. Castro desafió a sus compañeros demócratas a revocar la Sección 1325, que dice que es el principal culpable de la actual crisis de refugiados en la frontera. Se produjo un momento incómodo cuando desafió directamente al ex congresista de Texas, Beto O’Rourke, a comprometerse a derogar esa Sección si llegara a ser presidente. O’Rourke no lo hizo y dijo que dicha sección no es la única culpable de los actuales campos de concentración establecidos a lo largo de la frontera con México.

Todos los demócratas condenaron rápidamente las políticas de inmigración de Trump y consideraron que la situación en la frontera era una crisis humanitaria. Cory Booker, el senador de Nueva Jersey, subrayó que era fundamental que el país no perdiera el alma al intentar asegurar la frontera. Booker dijo que era posible tener una frontera funcional mientras se mantenían los valores estadounidenses tradicionales.

Los demócratas también destacaron la importancia histórica de los inmigrantes en la vida estadounidense. Amy Klobuchar, la senadora de Minnesota, dijo que un número importante de premios Nobel habían sido inmigrantes o estadounidenses de segunda generación.

Mientras tanto, el gobernador Jay Inslee dijo que Trump lo había amenazado con enviar refugiados a su estado de Washington, después de haber hablado en contra de las políticas de inmigración del gobierno. Inslee agregó que no consideraba eso una amenaza, que su estado daba la bienvenida a los inmigrantes con los brazos abiertos.

En otro momento un tanto torpe pero importante, el presentador y moderador del debate de Telemundo le hizo a O’Rourke una pregunta completa en español, a la que el ex congresista respondió en parte en español y luego recurrió al inglés. Booker fue otro candidato que le dio una oportunidad al debate en español. Si bien era un español menos comprensible que el de O’Rourke, mostró la importancia del voto latino en las próximas elecciones presidenciales, particularmente para los demócratas.

 

 

Buscador