ftr-logo.png

Los osos polares pasan la mayor parte de su tiempo en el hielo marino del Ártico, pero el cambio climático, el aumento del tráfico marítimo y el desarrollo del petróleo y el gas amenazan la seguridad de su hábitat. Los defensores de la vida silvestre continúan trabajando con las comunidades en riesgo por los derrames de los barcos y luchando contra la perforación del Ártico, mientras desarrollan estrategias para ayudar a la vida silvestre que está en peligro por el cambio climático.

El lobo rojo, alguna vez considerado extinto, está amenazado por la pérdida de su hábitat, las matanzas ilegales y las actitudes negativas dificultan su restauración. En 2016, los defensores de la vida silvestre obtuvieron una gran victoria en la corte que proporciona protección muy necesaria para la menguante población de lobos rojos de Carolina del Norte.

Las grullas blancas son las aves zancudas más altas de América y también los animales que se han visto más amenazados. Los defensores de la vida silvestre se comprometen a trabajar con los desarrolladores de energía eólica para minimizar los impactos en las grullas y en sus hábitats.

Millones de bisontes deambularon alguna vez por las Grandes Llanuras, pero la caza excesiva llevó al bisonte al borde de la extinción. Hoy, los bisontes están regresando. Los defensores de la vida silvestre juegan un papel clave en la restauración del bisonte en tierras públicas y tribales, y están ayudando a encontrar más lugares para que los bisontes deambulen seguros.

Los osos pardos se encuentran en una variedad de hábitats, desde bosques densos hasta prados, llanuras abiertas y tundra ártica. En la actualidad, la mayor amenaza para su supervivencia son los conflictos entre humanos y osos que pueden provocar muertes y la fragmentación del hábitat. Los defensores de la vida silvestre están ayudando a proteger a estos osos trabajando con las comunidades locales para reducir el conflicto y aumentar la tolerancia.

Los lobos ayudan a mantener el equilibrio de la naturaleza, manteniendo a raya a las poblaciones de venados y alces. Cuando fueron perseguidos, los lobos casi desaparecieron de los 48 estados más bajos. Los defensores de la vida silvestre han sido líderes promoviendo la recuperación de lobos durante décadas y, continúan luchando por mantenerlos protegidos bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

Las tortugas marinas son una de las criaturas más antiguas de la Tierra. Solo alrededor de 1 en 1,000 bebés (algunos estiman 1 en 10,000) llegan a la edad adulta. La pérdida y la perturbación del hábitat, la captura en las pesquerías, el enredo en desechos marinos como bolsas de plástico y derrames de petróleo amenazan su supervivencia. Los defensores de la vida silvestre ayudan a proteger las playas de anidación y responsabilizan a las agencias de conservación de proteger a las tortugas marinas de la captura o de lesiones.

El jaguar es el gato más grande de América. Sin embargo, hoy en día, los jaguares han sido eliminados casi por completo de los EE. UU.  Los defensores de la vida silvestre trabajan para proteger hábitats importantes y corredores migratorios que permitirán a los jaguares establecer nuevos territorios en Arizona y Nuevo México.

Las nutrias marinas se alimentan de erizos, mejillones, almejas, cangrejos, caracoles y otras especies marinas. Hoy en día, las nutrias marinas se ven amenazadas por la falta de alimentos y el aumento de la contaminación causada por los derrames de petróleo. Los defensores de la vida silvestre ayudaron en la aprobación de una ley que estableció el Fondo de Nutria Marina de California para investigar más acerca de esta especie y ayudar en su recuperación.

Conocido comúnmente como “El Lobo”, el lobo gris mexicano es la subespecie de lobo más amenazada del mundo. La intolerancia humana es la mayor amenaza para su supervivencia. Los defensores de la vida silvestre trabajan con científicos expertos, legisladores, tribus nativas americanas y personas que viven en comunidades rurales para encontrar el mejor camino para su recuperación, también han ayudado a implementar soluciones prácticas para ayudar a la coexistencia entre el ganado y los lobos.

Los manatíes se pueden encontrar en las cálidas aguas de ríos poco profundos, manantiales, bahías, estuarios y aguas costeras. Las colisiones con embarcaciones y la pérdida del hábitat de agua cálida han puesto al manatí en peligro. Los defensores de la vida silvestre están trabajando para que las vías navegables sean más seguras para este mamífero marino de lento movimiento.

La orca o “ballena asesina” es el miembro más grande de la familia de los delfines. La principal fuente de alimento de la orca residente del Sur, es el salmón Chinook, también figura en la lista de especies en peligro de extinción. Los defensores de la vida silvestre se están asociando con otros grupos de conservación y científicos para presionar por la implementación de medidas de restauración integral para la recuperación de este mamífero marino altamente social.