E.J. Liddell establece un vínculo especial con un joven superfan local

El alero de Ohio State y ex alumno de Belleville West, E.J. Liddell, ha sido noticia últimamente por razones que nadie debería conocer.

Después de que sus Buckeyes de Ohio State fueran derrotados en la primera ronda del torneo de la NCAA por Oral Roberts, el 15º cabeza de serie, Liddell fue objeto de amenazas y mensajes de odio en Internet.

En Twitter, Liddell escribió: "Sinceramente, ¿qué he hecho para merecer esto? Soy humano".

El antiguo cimarrón de Belleville West tiene mucha gente en casa que le cubre la espalda, y sabe exactamente qué clase de humano es esta superestrella en ciernes.

Quizá nadie ejemplifique mejor la clase de persona que es Liddell que Bentley Kreher, de 10 años, de Red Bud.

En la casa de Kreher, animar a Ohio State es más una forma de vida que un simple interés. Incluso se puede decir que es una especie de derecho de nacimiento mantener la tradición familiar.

"Nuestros hijos no han tenido muchas opciones", dice riendo Ashley Kreher, la madre de Bentley. "Bentley llegó a casa del hospital con un body de Ohio State".

Y para Bentley, los Buckeyes se han convertido en todo.

"Siempre ha sido directamente de Ohio State y siempre ha sido mi gran sueño ir a Ohio State en realidad".

Este alumno de cuarto grado también está comprometido. No se pierde ni un solo partido de fútbol o baloncesto. Ni uno."Si no estoy allí para verlo porque tenemos algo en marcha, siempre se graba para que cuando lleguemos a casa pueda verlo más tarde o al día siguiente", dijo Bentley.

Pero hace unos años, Bentley, de 7 años, atravesó una mala racha.

En poco tiempo, Bentley perdió a su abuela por un cáncer, a su abuelo por un accidente agrícola y su padre sufrió una grave lesión en el trabajo que requirió intensas intervenciones quirúrgicas.

 

Bentley necesitaba algo con lo que sentirse bien de nuevo, así que su tía le llevó a la carretera de Belleville West, para que viera en acción a un fenómeno de la época: el dos veces Mr. de Baloncesto de Illinois y dos veces campeón estatal E.J. Liddell.

Liddell había estado considerando la escuela favorita de Bentley, Ohio State, para ir a la universidad, pero aún o había hecho ningún anuncio.

Después, sin saber de las recientes tragedias de Bentley, Liddell hizo tiempo para el emocionado niño de 7 años, firmando un programa y haciéndose una foto.

"Hubo muchos accidentes y conocerlo fue superguay", dijo Bentley. "Fue muy amable. Y realmente no tenía que hacerlo y aun así lo hizo y pensé que era súper genial".

"Cuando uno pasa por un momento difícil, es fácil aferrarse a algo, así que esperas que se aferren a algo bueno", dijo Ashley. "Esperas que elijan algo que les levante el ánimo y en lo que puedan centrarse, y eso es exactamente lo que E.J. fue para Bentley".

Por supuesto, Liddell eligió la escuela favorita de Bentley, Ohio State, donde este año pasado fue elegido miembro del primer equipo del All-Big 10.

Puede que la estrella de Liddell siga brillando, pero no se ha olvidado de su primer gran fan, Bentley.

Liddell sorprendió a Bentley con un almuerzo en un viaje de vuelta a casa desde Ohio State y le envió un mensaje especial de cumpleaños el año pasado, cuando los Kreher supieron que no podían organizar una fiesta normal para su hijo debido a la pandemia de COVID-19.

La familia Liddell también ayudó a los Kreher a ir a Columbus para ver jugar a E.J. en persona esta temporada, y ambos pudieron volver a conectar.

Para Liddell, ser un modelo a seguir es algo natural cuando se trata del tipo de hombre que quiere ser y de cómo se comporta.

"Tomo todas mis decisiones sobre ser un modelo a seguir siendo yo mismo. Y realmente no voy a cambiar lo que soy, y por eso la gente me quiere tanto... Así que voy a seguir siendo yo", dijo Liddell.

"Puedes ser un gran atleta, pero no tienes que ser necesariamente un buen ser humano. Y él es un ser humano muy agradable", dijo Ashley.

Liddell es sólo un estudiante de segundo año en Ohio State, pero no hay duda de que está destinado a la NBA pronto. Tampoco hay duda de que su mayor y primer fan le seguirá sin importar dónde acabe.

"He visto todos los partidos. Y ahora mismo soy fan de los Golden State Warriors, pero donde quiera que vaya voy a cambiar", dijo Bentley.

"Yo era uno de esos niños. Y sólo verme influyendo en esos niños y siendo un modelo a seguir para ellos es una locura", dijo Liddell.