ftr-logo.png

Senado aprueba ley de impuestos

Este miércoles, el Senado de los Estados Unidos, controlado por el partido republicano, aprobó la controversial nueva ley de impuestos que reduce significativamente los impuestos para personas que ganan más de $500,000 dólares al año y aumenta a la deuda más de un trillón de dólares.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell
Photo Credit: The Hill

Esta propuesta de ley ha dominado las noticias nacionales durante las últimas semanas, siendo un fuerte punto contencioso entre republicanos y demócratas. Según encuestas, esta legislación es poco popular entre los estadounidenses, ya que se estima que aumentará los impuestos a la clase media a largo plazo y les ahorrará millones de dólares a las clases acomodadas. La ley también forma parte primordial de la administración de Donald Trump, quien se acerca a cumplir su primer año en el puesto sin aún concretar ninguna de sus promesas de campaña. Hasta ahora.

Hace apenas unos días, la aprobación de la nueva ley pendía de un hilo, ya que no contaba con el apoyo del senador de Tennessee Bob Corker, quien finalmente anunció el lunes que apoyaría la legislación, después de que se le agregara una provisión que provee significativas reducciones en impuestos a servidores públicos que sean dueños de bienes inmuebles. Tal es el caso tanto de Corker como del presidente Trump.

Esta nueva provisión y la propuesta de ley en general han sido objeto de duras críticas por parte de los demócratas, particularmente de sus líderes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi. Hoy, después de que Paul Ryan y Mitch McConnell -el jefe de la mayoría republicana- anunciaran la aprobación de la ley en el Senado, Nancy Pelosi llamo a esta ley “inmoral”. La Cámara del Congreso votará ahora respecto a esta ley de impuestos revisada, de la cual ya habían aprobado hace unos días una versión anterior.

La ley fue apresurada en el Senado, ya que la mayoría republicana no quiso esperar a que el recién electo senador de Alabama, el demócrata Doug Jones, ocupara su lugar en la cámara, ya que se esperaba que votara en contra de la propuesta de ley, en coordinación con su partido, a pesar de que había declarado que aún no decidía cómo votaría.

Esta legislación se suma al reciente rechazo de la “net neutrality” por parte de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), dos decisiones impulsadas por la administración de Trump y el partido republicano que han sido recibidas con un abierto rechazo por parte de la ciudadanía.

 

Buscador