La Vacuna de Covid-19 y el Embarazo

La Vacuna de Covid-19 y el Embarazo

Para todos aquellos que tengan la duda de, ¿Cómo la vacuna podría afectar el embarazo? Y tengan un conocimiento mínimo de la vacuna de ARNm, aquí esta algo de información que te puede ser útil.

Las mujeres embarazadas no parecen tener más probabilidades de contraer COVID-19, pero es más probable que tengan complicaciones por ello. Las tasas de nacimientos prematuros y la necesidad de una cesárea aumentan en un embarazo afectado por COVID-19, en comparación con las mujeres que no se infectan. Afortunadamente, más del 90% de las mujeres embarazadas infectadas se recuperará del COVID-19 antes del parto. Aun así, es más probable que las mujeres embarazadas requieran cuidados intensivos y ventilación mecánica, por lo que la protección debe ser una prioridad.

Dado que la vacuna es nueva, no existen datos de seguridad sólidos sobre el uso de la vacuna durante el embarazo (las mujeres embarazadas han sido excluidas de los ensayos de la vacuna); sin embargo, la opinión de los expertos generalmente está del lado de recomendar la vacuna. Las vacunas de ARNm fabricadas por Moderna y Pfizer no contienen ningún virus vivo. Una vacuna de ARNm funciona "indicando" a las células musculares del brazo en el que se inyecta la vacuna que produzcan una proteína viral, llamada proteína S. "ARNm" es para "ARN mensajero": es la forma en que el ADN codifica las instrucciones para producir proteínas. El ARNm dura solo un corto tiempo en el cuerpo y no puede convertirse en parte de las células de una persona porque el ARNm es destruido por los propios mecanismos del cuerpo poco después de que las células hayan producido la proteína de pico. El cuerpo aprende a reconocer la proteína de pico como un invasor extraño, y la proteína del cuerpo actúa como un cebador para el sistema inmunológico. Mucho después de que se destruyan las proteínas S producidas por las células musculares después de la vacunación, las células B y las células T recuerdan cómo montar una respuesta rápida y eficaz para destruir cualquier virus antes de que pueda causar una enfermedad, en caso de que la persona se exponga al virus. Ni el ARNm ni la proteína S representan un peligro para el feto en desarrollo.

 

Debido a que la vacuna es eficaz y debido a que los riesgos para las mujeres embarazadas son mayores que los de las mujeres no embarazadas, probablemente sea más importante administrar la vacuna a las mujeres embarazadas. Aunque aún no existen datos de seguridad a largo plazo en el embarazo, la amenaza del COVID-19 en la población ahora es tan grande que los beneficios superan dramáticamente los riesgos. Toda mujer embarazada debe recibir un asesoramiento completo y una explicación de los riesgos y beneficios antes de tomar una decisión para ella y su bebé.

Los mismos argumentos y conclusiones se aplican a las mujeres que están amamantando.